Cáritas Parroquial de Valdemorillo ha reanudado con fuerza sus actividades destinadas a mejorar la vida de las partes más sensibles de la población de Valdemorillo.

El equipo de los Voluntarios y Colaboradores dedicados a la distribución de alimentos del día 7 de Octubre, ayudó a cubrir las necesidades de las 54 familias que habían cumplimentado los requisitos administrativos del FEAD, (Fondo Europeo Ayuda Desfavorecidos), estamento responsable de adjudicar la cantidad de alimentos en base a las familias que aportan la documentación que, desde el mes de mayo, estamos solicitando. Tan pronto la documentación solicitada a las familias que aún no la han entregado en Alimentos” así lo hagan, tendrán derecho a los mismos.

El “Taller de Costura” reabrió sus puertas para acoger, inicialmente, a tres personas en su Curso de Formación. Sigue abierto a nuevos interesados.

Los Voluntarios y Colaboradores del “Ropero”, después de largas horas de clasificación de la ropa  recibida “en avalancha” de los donantes que habrán vaciado sus armarios veraniegos, volvieron a la ayuda de las madres deseosas de encontrar la ropa adecuada para el nuevo curso escolar y la proximidad del otoño/invierno.

El “Servicio de Acogida” reabría las puertas del Despacho a las numerosas personas que acuden en busca de ayuda de todo tipo; no solo los recursos ordinarios de transporte, inscripciones a cursos de formación, complemento para cuadernillos escolares etc. Hay que destacar como también han aumentado y agravado la situación de ayudas de gran urgencia a personas necesitadas.

Se han atendido a destajo familias españolas en extrema necesidad por: enfermedad, edad avanzada, situaciones monoparentales de mucha precariedad, emigrantes llegados de Venezuela, Honduras, huyendo de ambientes de inseguridad y violencia, sin solución aparente e inmediata.

Gracias a Dios, cuando la situación se ha hecho muy apremiante para el equipo de Acogida, el Señor nos ha regalado una ayuda suplementaria en la persona de un nuevo aspirante al voluntariado. Esto nos va a permitir pensar en un nuevo “Taller de Formación”, destinado a animar a los familiares en paro, a emprender nuevos caminos de esperanza.

Es importante en este momento en el que, conseguir trabajo en empresas se hace bastante difícil, intentar ayudar a encontrar nuevas formas de actividades más inteligentes e independientes, y fundadas sobre la cercanía, el intercambio directo de servicios y competencias.